Uno de los seres más indescriptibles, enigmáticos y hermosos que posee la naturaleza, es sin duda la mujer, ataviadas de cuerpos hermosos, curvas perfectas, y una capacidad irresistible para capturar al hombre que desean, valiéndose de ciertas artimañas que colocan a algunos elementos del sector masculino de cabeza.

Y es que actualmente las hay de todo tipo, gracias a las habilidades de ciertos cirujanos que se han preocupado por complacerlas y mejorarle sus medidas, se las ve contoneándose por las calles así sean flacas, gordas, bajas, altas, morenas, rubias, es decir, hay variedad para pedir de boca; pero la cuestión va mucho mas allá, debido a que cuando te conquistan a través de su cuerpo, debes pasar a la parte mas difícil del asunto, y es el de lograr descifrar que es lo que ellas quieren. Es por eso que en algunos momentos, he deseado poseer el don de Mel Gibson; en aquella magnifica película “Lo que ellas quieren”, donde él tenía la capacidad de oír los pensamientos femeninos y simplemente lograba conquistarlas y darle específicamente lo que ellas deseaban.

Pero la vida real no es Hollywood, y yo no soy Mel Gibson, así que me toca preguntarme simplemente: ¿Cómo las complazco?, y realmente siento que esa es la respuesta a la pregunta del millón, porque definitivamente no hay manera de complacer a unos seres que aparte de bellos son calculadores, indecisos, y simplemente alocados.
A través de algunas experiencias, me he dado cuenta que por mas que intentes complacerlas, mas te pedirán o simplemente al ver que ya todo es fácil para ellas, se cansaran y buscaran algo que se les dificulte, porque parece que mientras mas prohibido, difícil y complicado es, mas rico les termina resultando. Y otro punto muy particular de su manera de ser, es que jamás olvidan y si en algún momento cometemos un error como por ejemplo una aventura ocasional, nunca lo perdonaran y nos lo estarán recordando hasta el final de nuestros días, porque simplemente para ellas no existe el olvido, pero eso sí, existen algunos casos especiales donde la cuestión es al revés, y si te las ganas de verdad, jamás te olvidaran.
Realmente, ¿Qué serán lo que piensan las mujeres?...

Gusta....