El lunes fui a ver Postales de Leningrado junto a dos compañeras de la Universidad que estan cursando una materia llamada Historia de las Ideas, donde se exploran las diversas corrientes políticas y sociales que han impactado, de cierta manera, al mundo en general.
Esta es una cinta venezolana dirigida por Mariana Rondon y protagonizada por Laureano Olivares, quien ha tenido una vasta experiencia en cine venezolano con largometrajes como el Don, Sicario, entre otras; Greisy Mena y otros actores venezolanos.

La trama de la historia comienza cuando Marcela (Greisy Mena), una guerrillera que lucha durante los 60s en Venezuela, da a luz a su hija,el Día de las Madres, por lo cual deben huir para no quedar al descubierto y ser atrapadas por las fuerzas de seguridad que buscan eliminar los focos “revolucionarios” en el país. Por otro lado, Teo, primo de la recién nacida, le muestra al público como es vivir en medio de una familia sumida en la clandestinidad y que busca de cualquier manera ocultar sus verdaderas raíces luchadoras.

El titulo de la película proviene de que los niños durante la trama, reciben de sus padres postales provenientes de Leningrado, como todos sabemos la capital de las fuerzas comunistas, para darles ánimos y algún foco de esperanza y alimentar así sus fantasías, las cuales ocultan las torturas, detenciones y asesinatos que realiza el gobierno en busca de los “camaradas” de la época.

A favor de la película estan las actuaciones de los protagonistas, y a mi parecer la de los niños que logran llevar al espectador a involucrarse con esa niñes de cualquier persona que vivió las persecuciones y torturas durante la época de las guerrillas en Venezuela.