Luego de haber publicado mi disfraz virtual (el cual por cierto le pareció repugnante a algunos), me entregue a la vida social y a las bondades del whiskey y una cerveza bien fría, dos de los elementos que nunca faltan en una típica reunión venezolana.

El miércoles de Halloween, mi cuñado cumplió años y estuve un rato en su casa, disfrutando de una buena reunión familiar al lado de mis seres especiales. El jueves fue un día para descansar y dedicarme a darle orden a mi cuarto y mis espacios, los cuales casi nunca reciben la atención que deberían tener, pero creo que esto es algo muy común entre la mayoría de la gente.

El viernes volví a los brazos del alcohol (creo que ya estoy exagerando con el tema), pero fue algo inesperado, porque una gran amiga de la universidad y actual compañera de tragos me invito a tomarnos unas pocas y luego cada quien para su casa, pero las cosas se pusieron animadas, nos conseguimos con unos amigos de la universidad y fuimos a La Cigarra que había una fiesta de Halloween, donde aproveche de criticar un rato los disfraces que desfilaron durante la noche.

Y el cierre de mi semana se dio con el cumpleaños de la hermana de mi cuñado, para la cual tuve que disfrazarme de una versión criolla de "El Cuervo" y ceder ante esta costumbre (creo que solo por ella lo haría)…. Termine bailando reggaeton : / (cosa de la cual no soy nada fanático), disfrutando de la noche, y pensando en ciertas cosas que tan solo fluyen con bajo los efectos etílicos.

Y así finalice una semana plagada de “compromisos sociales”, alcohol, disfraces y algunas reflexiones que luego posteare….