Hoy tuve la oportunidad de compartir con una buena amiga del pasado a la cual tenía tiempo sin ver, y pude aprovechar la experiencia como ejercicio mental para volver de nuevo a aquellos momentos, de una de las épocas más experimentales en la vida de toda persona, el bachillerato.

Creo que eso de los momentos felices, ya lo coloque en uno de los tantos post anteriores, el punto es que recordé esas tardes de ocio, que pasaba hablando tonterías y no tan tonterías con los amigos, ya fuera jugando ping pong, haciendo ejercicio o simplemente sentado mirando el horizonte.

Respecto a la amiga, creo que ha cambiado para bien sin dejar ese toque de simpatía que la caracteriza, y desde cierto punto mas centrada en la vida, además que logró algo que yo siempre quise, estudiar en la UCV, “La Casa que vence las sombras” cosa que hace que le tenga un aprecio mucho mayor.

El punto negativo de toda la experiencia, cosa que no falta nunca, es que creo que aun sigo siendo un poco inexpresivo respecto a ciertos detalles, pero creo que eso ya no tiene arreglo en mí, la gente que me conoce debe estar de acuerdo con eso…

En fin, siempre es bueno recordar y compartir con esa gente que de cierta manera nos hace la vida más fácil y simpática.

La imagen que sirve de apoyo grafico al post, es algunas de las cosas que hago cuando estoy ocioso y me pongo a crear con el photoshop... :)