Desde hace unos días estas presente en mis pensamientos, ya sea mientras escucho alguna canción, cuando camino por las calles atestadas de otros individuos llenos de ideas o simplemente cuando me quedo en las noches observando, ese inmenso manto negro tapizado de estrellas que acompañan a una luna llena brillante que me ilumina el entorno.

Cuando caigo en ese océano de pensamientos, llego a encontrar a una mujer sin rostro, que me mira con esos ojos negros azabache que brillan como dos estrellas, unos labios rosados casi llegando al color carmín, un aroma que me marea y un cuerpo sencillo, pero que simplemente deseo abrazar. Camino hacia ella, y se me hace distante, corro en su búsqueda y cuando al fin presiento que la tocare, se desvanece en la noche dejándome de nuevo acompañado por las estrellas.

Simplemente quisiera que esa mujer tuviera rostro, para que esas canciones que oigo llevaran un nombre entre su letra, para que caminara a mi lado y me hiciera sentir que entre toda la gente hay una persona que vale la pena y que esta ahí para mi y para que me acompañe en esas noches de luna llena, diciéndome simplemente un dulce: Te quiero….