...Sabes que soy peligroso, le dijo él mientras la besaba al cuello y le inundaba los sentidos con su aroma, mientras ella trataba de articular unas palabras y él la acallaba con un beso que paso a desatar un conflicto entre sus lenguas y una batalla de deseo, pero a pesar de la pasión del beso y todo lo que estaba sucediendo en ese momento, ella se zafo rápidamente de sus brazos, y se sumergió en sus pensamientos mientras una lágrima brotaba de sus ojos y corría por sus mejillas.

Él simplemente la observó, y aunque no entendía su reacción decidió mantenerse callado y simplemente rodearla con sus brazos mientras sentía como las lágrimas aun resbalaban por su piel.

Luego de unos minutos, ella alcanzo a decir…. – Disculpa, que reaccioné asi pero a veces algunas cosas del pasado me persiguen… y me traen malos recuerdos.

Te entiendo, dijo él; y sin mas la tomó de las manos, le beso las mejillas y le dijo que la amaba….