Aquella mujer para ese momento, era un cúmulo de sentimientos ambiguos, por una parte estaba aterrorizada al ver como el lugar que ella consideraba su hogar estaba siendo devastado e invadido por unos extraños, que a pesar de representar a la autoridad, eran un elemento de discordia e inminente conflicto.

Luego de analizar la situación, el miedo se convirtió en ira y luego en un instinto natural de supervivencia, por lo que decidió transformarse en un obstáculo para esos individuos invasores, tomó una tabla y con el peso de su cuerpo, por unos segundos logró su cometido, llegando a sentirse de esta manera libre y por primera vez, estar haciendo algo valioso con su vida.

La presión sobre su cuerpo se hacia mayor, y varios policías trataban de derribarla para continuar con su marcha sangrienta, los músculos de la mujer se tensaban, la sangra recorría rápidamente sus venas y las gotas de sudor ya comenzaban a caer por su frente. Mientras continuaba su lucha, se sintió desfallecer y luego de unos momentos cedió. La fila de hombres, que unos momentos atrás había sido contenida, la derribó, dejándola tendida en el suelo, y mientras pasaban sobre ella preguntándose cómo una sola persona había logrado detener su marcha.

Realice este ejercicio en clase, simplemente era observar una fotografía y dedicarse a crear una historia, y decidí escoger esta por todo lo que implica esta imagen, titulada "Mujer en Cisjordania" que fue ganadora del premio Pulitzer de 2007 y el World Press Photo. El fotógrafo fue Oded Bality.