Dirección: Kirsten Sheridan.
País: USA.
Año: 2007.
Duración: 113 min.
Género: Drama, musical.
Interpretación: Freddie Highmore (August Rush), Keri Russell (Lyla Novacek), Jonathan Rhys Meyers (Louis Connelly), Terrence Howard (Richard Jeffries), Robin Williams (Maxwell "Brujo" Wallace), William Sadler (Thomas Novacek).

Louis (Jonathan Rhys Meyers) y Lyla (Keri Russell), se conocen durante una noche y como fruto de ese encuentro nace un niño que es separado de sus padres y pasa a ser un huérfano más del sistema. Pasan 11 años y el niño a medida que va creciendo se da cuenta de que puede escuchar la melodía que envuelve a casi cualquier cosa.

El niño se hace llamar August Rush, quien descubre que tiene un increíble talento musical, que aprovechara para tratar de encontrar de nuevo a sus padres, ya sea tocando en la calle con su guitarra o con una orquesta sinfónica en un concierto en el Central Park, lo cual permitirá que el espectador logre entender que cualquier cosa es posible y que simplemente se deben seguir los sueños.


Esta película es un buen largometraje que combina dos elementos que para mí son de suma importancia, el amor hacia la música y los valores familiares. Durante toda la trama esta presente el ambiente musical, debido a que su protagonista cree que a través de las notas de una melodía cualquier cosa es posible.
Lee sobre otras películas
Los actores logran destacarse durante la película, sobre todo Rhys Meyers, quien últimamente ha saltado a la palestra por su participación en la Serie “The Tudors” y que en August Rush muestra su faceta musical. El niño Freddie Highmore vuelve a cautivar con su interpretación al igual que lo hizo en la cinta “Charlie y la Fabrica de Chocolates”.

Otro punto a favor, es el soundtrack la cual combina música pop, instrumental y experimental, esta última a manos de Kaki King, guitarrista que explora un sin fin de posibilidades con su instrumento para crear buenas melodías y quien recientemente obtuvo un premio por su participación en la banda sonora de "Into The Wild".

Aca les dejo una escena de la película donde Rhys Meyers y el niño Freddie, realizan un duelo de guitarras.