Oscuro eres, como el traje que te oculta cada noche, oculto eres como los sentimientos que albergas, mirada fría como tu sangre “no” impulsada por los latidos de tu corazón…después de todo no sabemos si tienes.

Callado y sin embargo temido, las mujeres te temen y aun así te desean…
Yo sé cual es tu rutina, encantar, engañar, consumir y desollar a todas menos a una en particular.

De las demás te alimentas, las saboreas, matas sentimientos y desgarras pasiones, te ocultas en los gemidos de la silenciosa noche cómplice.

Aquí viene ella. La que te hace palidecer…sensaciones extrañas te invaden, te gusta y te atrae pero tu rutina la aniquilaría en un instante. No sabes si seducirla o dejarla ir. Te conviertes en tu enemigo al contrariarte con los pensamientos..

Estas cansado, de soñar con su blanca piel y sus labios carnosos, estas cansado de imaginar su cabello cubriendo tu pecho…pensar tenerla te calcina la más pura intención.

¿Asesino o amante?, aún no sabes que decidir.

Y el respondió: Elegiré ser tu asesino...