Se acerca la hora para las elecciones en los Estados Unidos, y ya los “pura sangre” del partido demócrata y republicano Barack Obama y John Maccain, respectivamente, tienen las cartas echadas sobre la mesa para el momento en que se de la señal de partida el próximo 4 de Noviembre.

Por un lado esta Barack Obama, el Senador Junior de Illinois quien esta encabezando actualmente las encuestas y se perfila en convertirse en el primer afro americano en llegar a la Casa Blanca. Su campaña política se ha basado en un discurso en pro del pueblo y del regreso de los soldados que han permanecido en Irak en los últimos años, así como también de la búsqueda de nuevas fuentes de energía para desarrollar una economía independiente del petróleo, pero siempre cuidando la naturaleza y así desacelerar el grave proceso de calentamiento global que se vive diariamente en el mundo. Su vicepresidente será Joseph Biden, Senador de Delaware.

En la tolda republicana, se encuentra John Mccain o como yo lo llamo, Bush 2do, quien presenta una propuesta de gobierno bastante parecida a la del actual presidente, lo cual es un tanto negativo debido a que si a ver vamos, el país norteamericano actualmente esta sumergido en la peor crisis financiera de su historia. Otro detalle contrario a la popularidad de Mccain es la elección como vicepresidenta de Sarah Palin, actual gobernadora de Alaska, quien ha tenido ciertos problemas con los grupos ambientalistas al argumentar que “el problema del calentamiento global no es culpa de la mano del hombre” y otros detalles de su vida privada.

Así pues, existen 2 opciones claramente diferenciadas para el electorado, una que representa vientos de cambio desde la Oficina Oval para los Estados Unidos y otra que pretende continuar con los ideales de la administración Bush…