La mayoría de las naciones se han visto afectadas por la más reciente crisis económica mundial, donde consorcios financieros han sido cerrados, empresas automotrices se han declarado en bancarrota, miles de personas han estado en peligro de perder sus casas por problemas de liquidez sobre todo en los Estados Unidos, nación donde se originó el problema para luego dispersarse por todo el planeta.

Precisamente por ello, es que en la nación del “Tío Sam”, algunas personas junto a Barack Obama han buscado diferentes soluciones para darle un empujón a la merma económica, y en algunos casos, aplicar alternativas que en alguna otra época pudieron parecer fuera de lugar.
En este sentido el gobernador del estado de California, el otrora “Terminator”, Arnold Schwarzenegger, ha colocado en el tapete una propuesta que al parecer esta siendo ampliamente discutida en diversos sectores de la población estadounidense, debido a que involucra a un elemento que a lo largo de la reciente historia social es un factor de debate y análisis: la legalización de la cannabis sativa o como se le conoce mas comúnmente, la marihuana.

Durante el año pasado, según cifras que manejan los entes gubernamentales de EEUU, el mercado de la marihuana produjo un flujo de dinero de aproximadamente 14 mil millones de dólares y es una de las “empresas” que genera mas estabilidad actualmente ante la crisis, al involucrar a los que poseen campos de cultivo, aquellos que venden productos de jardinería y hasta los que ofrecen las tuberías para instalar el sistema de irrigación de las plantas, por lo que se ha propuesto que sea legalizada de la misma forma que el alcohol: venta solo para mayores de 21 años, manteniendo así un control relativo y representando para el estado unos ingresos fiscales de unos 1.400 millones de dólares al año.

Tom Ammiano, diputado de California, expresó recientemente que un 56% de los californianos están de acuerdo con la medida, a pesar de algunas reticencias por parte de los cuerpos de seguridad que ven con recelo la legalización.