En la actualidad pasar por el bisturí para lucir más atractivo, es una actividad que esta a pedir de boca y que no distingue edad, raza, sexo, clase social, poder adquisitivo o cualquier otra categoría que se pueda pensar; simplemente la única finalidad de una cirugía estética es lograr esa apariencia que alguna vez hemos soñado al estar frente al espejo, ya sea una sencilla ampliación de busto en las mujeres o un retoque en la barbilla en el caso de los hombres.

En esta oportunidad no hablaremos del sexo masculino, sino que ahondaremos más en el tema de todo aquello que utilizan las féminas para ser realmente bellas y cuanto es el costo, para ellas, de lucir una imagen relativamente perfecta.

Hoy en día en el mercado venezolano, existen un sin fin de alternativas que son usadas por las mujeres a la hora de acicalarse y mejorar algunos detalles que consideran primordiales en cuanto a presencia personal; peluquerías para mantener el cabello en su santo lugar, spas para tener esos momentos relajantes que el ritmo de la ciudad no puede ofrecer, locales de masajes y depilación donde quitarse esos vellos que sobresalen en lugares “prohibidos”, solariums donde broncearse sin necesidad de poner un pie en la arena, el gimnasio para tonificarse y tener una buena silueta, y como dije anteriormente, las cirugías estéticas para reformar cualquier lugar del cuerpo.

De la lista anterior, las peluquerías han pasado ha convertirse en un lugar de primera necesidad para la mujer venezolana, debido a que en él pueden alisar su cabello, realizarse el manicure y pedicure, masajearse y hasta depilarse, y en algunas ocasiones ponerse al tanto de lo que acontece en la vida de las otras clientes o simplemente de la peluquera de turno.

A pesar de que existen un promedio de 5 peluquerías o más por cada centro comercial, todas logran hacerse su clientela fija y obtener buenos resultados económicos, según lo que cuenta Alexandra, la dueña de la peluquería Lissy Cappety, ubicada en un centro comercial del este de la ciudad, “Los días de mas movimiento son los viernes y sábado porque se planifican los matrimonios y las reuniones sociales, y todas las chicas quieren hacerse algo diferente en el cabello”, dice la dueña, quien posee su local desde hace mas de tres años y lo ha ido expandiendo hasta ofrecer no solo servicios de peluquería, sino de depilación, masajes y tratamientos faciales.

Cabe destacar, que así como se han expandido las peluquerías en los servicios que ofrecen, también los costos han subido, con precios que oscilan entre los 150 y 250 Bs.F para un corte de cabello o alisado, un promedio de 100 Bs.F para la depilación dependiendo del tamaño de la zona a depilar, 110 Bs.F la colocación y mantenimiento de las uñas de gel y 90 BsF lo masajes anti stress. Es decir, que dentro del presupuesto mensual, las féminas tienen que apartar un aproximado de 500 Bs.F para gozar de todos los servicios de una buena peluquería.


Otro de los lugares que han tenido preferencia entre las mujeres actuales, son los gimnasios para tonificar y mantener en su santo lugar aquellos “rollitos” que a veces ellas no quieren mostrar. Existen, al igual que las peluquerías, un sin fin de opciones en el mercado para aquellas personas que quieren ejercitarse.

Clases de pilates, bailoterapia, entrenadores particulares, spinning, tae bo, entre otros, son los servicios que ofrecen mayoritariamente los gimnasios más solicitados de la capital, los cuales ofrecen combos para facilitarle las inscripción a aquellas que se quieran inscribir, dependiendo de sus horarios y disponibilidad de pago, los precios oscilan entre los 150 y 200 Bs.F mensuales, todo esto también queda sujeto a la modalidad de entrenamiento que se escoja y el lugar donde este ubicado el local, debido a que actualmente ese es un factor determinante para colocarle el precio a cualquier servicio, la ubicación es sinónimo de estilo y de mayor o menor precio para los usuarios.

Dentro de la vida de la mujer actual, existe una opción que se ha convertido en primordial para verse realmente bella, a pesar de que no es tan frecuente como ir a una peluquería o al gimnasio pero si resulta bastante costosa: las cirugías plásticas.
Desde hace aproximadamente 10 años, se ha convertido en una moda que las mujeres desde que son adultas contemporáneas, necesitan aumentar el tamaño de sus senos, aplicarse una liposucción, retocarse la nariz, mejorar el grosor de sus labios, inyectarse botox para deshacer esas arrugas y en casos extremos hasta reconstruirse el himen para ser vírgenes de nuevo.

En esta área definir los costos es bastante complicado, porque generalmente esto lo dicta el tipo de cirugía que se debe aplicar y el doctor que la vaya a realizar, pero en general, los precios de una mamoplastia de aumento rondan los 8 mil Bs.F. y una himenoplastia (reconstrucción del himen) 2 mil Bs.F.

Además de las cirugías, las peluquerías y todo lo dicho anteriormente, ellas también necesitan productos diarios como por ejemplo el maquillaje, la ropa íntima, acondicionadores y demás, lo que nos lleva a decir que ser mujer hoy en día es costoso y que si quieren estar bellas necesitan el equivalente a un sueldo mínimo para tener todo lo que desean.