La situación económica venezolana actual ha convertido al mercado de divisas en un verdadero campo de batalla, donde cada ciudadano ha pasado a ser un cazador de los precios del dólar permuta para lograr adquirir algunos “verdes” y así tener cierto respaldo adquisitivo.

Tras la firma y posterior publicación en Gaceta Oficial de la Ley de Ilícitos Cambiarios, el gobierno nacional procedió a informar a través de su ministro de planificación y finanzas Jorge Giordani que se suspendía completamente la venta de valores en moneda extranjera a través de las Casas de Bolsa, lo que dejó en ascuas a muchas personas y con varias preguntas en la cabeza, pero las más importantes: ¿Ahora cómo y dónde podremos conseguir dólares?.

Antes, de acuerdo con la opinión de José Guerra, economista y director de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela, la mayoría de los usuarios y sobre todo los importadores lograban obtener divisas a través de las ventas de los bonos por medio de estas entidades financieras, por lo que al ser eliminadas o intervenidas por el gobierno dejarán un vacio en la provisión de dólares generando el posterior nacimiento de un nuevo mercado paralelo.

Otro de los grandes problemas que se avecinan con esta nueva Ley, tras la persecución en contra de estas instituciones que negociaban con la moneda americana, es el alza en el P.V.P. de la mercancía y el posterior desabastecimiento como consecuencia de la falta de liquides de los importadores para suplir las estanterías de los establecimientos.

Mientras todo esto sucede y los anaqueles de los mercados están vacíos, la aparente, nueva crisis económica ha disparado la inflación a niveles históricos, como el registrado en abril pasado cuando cerró en 11% y se espera que siga aumentando ante la ausencia de organismos que permitan otorgar el dinero para realizar importaciones.