Esta noche deberíamos estar juntos

Quisiera que un cielo oscuro resplandeciente de estrellas nos cubriera como una manta infinita, para acurrucárarnos a dormir y entregarnos a nuestros sueños.
Hermoso sería que debajo de esa bóveda celeste llena de punticos brillantes con nombres extraños, nos volviéramos a conocer, que renováramos nuestros sentimientos y que rechazaras mi petición de ser mía, porque así me darías una nueva oportunidad, un nuevo soplo para reinventarme, para querer ser un hombre mejor para mí, para ti y para todos los que nos rodean.

Bajo las estrellas quisiera verte sonreír, medio dormida, medio despierta, que me contaras tus temores, tus anhelos, frustraciones y culpas.
Yo te escucharía detenidamente, perdido en la infinita distancia del espacio y oiría tu voz como una melodía universal que mueve mi corazón.

Al terminar de hablarme y casi entregada a los brazos de tu sueño, me preguntarías si estoy a tu lado o mi mente se escapó a otro lugar.
Yo te diría que aún no lo sabes pero que nunca me he ido, que siempre estoy cercano a tu día a día, porque siempre estaré allí, aunque no lo creas...