En la actualidad distintos procesos sociales; la globalización, la transculturización, el impacto de la penetración de los medios de comunicación y el Internet, han ayudado a crear un fanatismo mundial por varias disciplinas deportivas. El fútbol y el béisbol tienen millones de adeptos en todos los países, y en menor medida el tenis, la natación y otros deportes olímpicos.

Por mi parte siempre he sido poco fanático del deporte, sobre todo para sentarme frente a un televisor para ver un juego, beber cervezas y compartir con un grupo de conocidos. Sin embargo últimamente he desarrollado una atención "enferma" por el tenis, que desde mi punto de vista, es el mejor deporte del mundo luego de la natación.

Tras esta afirmación seguramente se generarán distintas opiniones, los que creen ciegamente en el fútbol dirán lo contrario, otros creerán que no sé nada de la historia del deporte, y así, pero lo que dije acerca del tenis tiene una razón de ser y a continuación lo explicaré.

Desde pequeño, y como es típico en la mayoría de las familias, fui obligado a practicar el fútbol, el béisbol y, más tarde, la natación. En los dos primeros no tuve suerte por una sencilla razón, no era muy dado a las ordenes de equipo y mucho menos a integrarme con otras 10 personas para lograr un objetivo.

Al contrario, cuando descubrí la natación, encontré mi nicho, logré surgir de una manera positiva y fui bueno en el deporte, a tal punto de tener la posibilidad de ingresar a la Federación Nacional de natación, sin embargo una decisión familiar no lo permitió.

Cuando hablo que el tenis es el mejor deporte del mundo, me baso en ese precepto de individualismo que te permite alcanzar tus metas a través de tus propios medios, si tienes en forma el cuerpo y la mente puedes lograr cualquier cosa sin depender de los errores o aciertos de los compañeros de equipo.

Claro, tampoco digo que sea totalmente individual porque detrás de cada atleta hay un sin número de entrenadores, fisiatras, periodistas que manejan la prensa y muchos otros, pero en el momento de la verdad, únicamente el jugador es el que defiende su título en una cancha.

Para los que dudan de ese duelo verdadero que se desata entre los tenistas, acá les dejo las mejores jugadas del segundo set de la final del Master de Madrid, protagonizada por el serbio Novak Djokovic y el español Rafael Nadal, los dos mejores del mundo y que, sin duda, lo dejan todo en la cancha al momento de jugar.