Dirección: Roman Polanski.
Países: Francia, Alemania y Reino Unido.
Año: 2010. Duración: 128 min.
Interpretación: Ewan McGregor (escritor), Pierce Brosnan (Adam Lang), Kim Cattrall (Amelia Bly), Olivia Williams (Ruth Lang), James Belushi (John Maddox), Timothy Hutton (Sidney Kroll), Eli Wallach (anciano), Tom Wilkinson (Paul Emmett), Robert Pugh (Richard Rycart).

La película, adaptación de la novela “El poder en la sombra” de Robert Harris, relata cómo un ex Primer Ministro británico, Adam Lang (Pierce Brosnan), contrata a un escritor (Ewan McGregor) para que escriba sus memorias por él, si bien éste descubre ciertos secretos que pondrán en peligro su vida: Lang podría estar involucrado en detenciones ilegales a sospechosos de terrorismo y su posterior entrega a la CIA.

"The Ghost Writer", largometraje de Roman Polanski, abarca distintos detalles interesantes que le dan vida a una interesante película. Un político (Pierce Brosnan) asediado por decisiones erróneas en cuanto a la guerra y la lucha al terrorismo; un escritor (Ewan McGregor) que es obligado por un amigo a trabajar en un proyecto que le dará una buena recompensa monetaria a cualquier costo; los secretos de la diplomacia entre las potencias mundiales y, como siempre no puede faltar, los problemas de pareja y conflictos emocionales de los personajes.

Uno de los mejores detalles del film, es el ambiente en el que se desarrolla toda la trama. Polanski trata de definir a través de las tomas, la fotografía y los escenarios, lo que desde mi punto de vista, es una etapa por la que atraviesa todo escritor alguna vez: clima sombrío y lluvioso, soledad, aislamiento creativo y romances fugaces; lo que comúnmente se llama, amores de una noche.

El protagonista debe enfrentarse a todo estos detalles, para poder escribir la biografía del personaje encarnado por Pierce Brosnan, sin embargo, misterios políticos, conflictos de intereses y muertes inesperadas lo llevaran a estar en medio de problemas que atentaran incluso con su vida y el feliz termino de su trabajo.

Esta película, sin duda, tiene situaciones que son buenas a tomar en cuenta por aquellos que se ganan la vida escribiendo o que quieren lograr con sus escritos algo en el futuro. La vida de un escritor no es fácil, sin embargo, como lo demuestra el desenlace de la trama, también guarda muchas satisfacciones.

Ewan McGregor, demuestra nuevamente su capacidad para actuar impecable. Dándole a su personaje un toque bastante hermético, tímido, poco comunicativo pero detallista a la hora de escribir, lo que se identifica plenamente con este tipo de profesión

El largometraje fue bien recibido por la critica, además de haber sido nominado a un sin número de premios en toda Europa y haber ganado, entre otros, el Oso de Plata a mejor director en la 60 edición del Festival de Cine de Berlín