Tus ojos son el espejo 
Donde vi reflejado mi futuro 
Sin su mirar brillante, furtivo 
Solo tengo un presente oscuro 

Tu boca es el dulce almíbar
Que alimentó mis pasiones 
Sin ella todo es amargo 
Como al romperse las ilusiones 

Tus manos son los instrumentos 
Que dieron música a mis sentidos 
Sin ellas todo es silencio 
Con la soledad de los sonidos 

Y tu cuerpo, es ese templo 
Donde me hiciste sentir un rey 
Sin él entre mis brazos 
Soy un simple humano sin moral ni ley