Que aburrido sería que tu cuerpo fuera perfecto; si nada fuera sorpresa para mí. Sería tan fastidioso que tus ojos fueran totalmente redondos, que tu nariz se ajustara perfectamente al tamaño de tu cara, que tus senos fueran redondos como la circunferencia trazada por un compás en tu pecho o que tus piernas estuvieran tan bien torneadas como esas esculturas de las que tan orgulloso debió estar Miguel Angel Buonarroti.

Te digo todo esto porque la simetría no existe en los seres humanos, la naturaleza nos hizo asimétricos para convertirnos en algo perfecto, creo que de ese modo podemos adaptarnos a nuestros defectos; no solo físicos sino de pensamiento; de este modo es más divertido aceptar nuestros cuerpos y todo lo que esconden.

Solo espero que te mantengas así, dedícate a ser imperfecta que yo por mi parte procuraré aprenderte a querer así para que te conviertas en algo perfecto.