La vida es un sin sentido
en el que todos tomamos partido,
desde el momento en que hemos nacido
tenemos un destino al parecer definido

Tomamos caminos inciertos
que nos pueden causar desaciertos,
nos creemos vencidos en esos momentos
al dejarnos llevar por nuestros propios tormentos

Solo debemos decidir
a dónde es que queremos ir,
para así dedicarnos a vivir
y dejar que el tiempo nos haga sentir