Luna abrió los ojos y movió la cabeza, el mosquito casi cayó de la cabeza de la gatica. -Está bien, pero no te muevas tanto que me puedo caer-, le dijo mientras se acomodaba su capa roja donde tenía pintada una SM amarilla. 

El Capitán Pulgoso era su gran enémigo, con un largo aguijón, espinas y un casco negro. Super Mosquito lo había perseguido y sabía que estaba escondido entre el pelo de Luna. Al terminar de acomodar su capa, Super Mosquito saltó de la nariz de su amiga hasta sus orejas nuevamente. Un ratico después Luna escuchó una pelea. 

Unas espadas chocaban entre sí, Super Mosquito gritaba y al final dijo: -¡Ajá, ya no podrás hacer más daño!-, en ese momento Luna sintió como punticos negros empezaban a saltar de su cuerpo y salían corriendo en fila. 

Mientras tanto en su nariz el mosquito estaba parado cargando un punto negro. -Este es el jefe de las pulgas, el Capitán Pulgoso, lo he logrado derrotar y ya todos sus amigos están huyendo, no te picarán más-. 

Luna le dio un beso con su lengua y estiró su pata. -!Quédate acá, así me proteges y serás mi amigo!- le dijo la gatica. Más nunca fue picada por las pulgas y del Capitán Pulgoso más nunca se supo.