27 julio, 2013

...Sueña bonito...

Despierto. Te busco. No estás. Vuelvo a dormir. Al menos eso intento. No puedo. Maldita sea. Quiero dormir. Te llamo. Nadie contesta. ¿Estás con otro? Me veo al espejo. Estás en mis ojos. En mi cuerpo. En mi piel. En mis lunares. En mi cabello desordenado. Quiero borrarte. ¿Dónde estás? Insisto al teléfono. Nadie contesta. Sí, estás con otro. Te besa. Te muerde. Te lame. Te penetra. Besa tu vientre. Besa tu panza. La estrella de tu ombligo. Te sigue penetrando. Pienso. En mi cama lo siento. Sé que te embiste. Sé que eres de otro. No lo admito. Todo se jodió. El amor. El cariño. No, eso no. Pero me obligo. Te odio. Te quiero. Siento que vas a llegar. Tienes un orgasmo. Dos. Tres. Él es bueno. Te trata como carne. Eso te gusta. El orgasmo te relaja. A mí también. Duermes con él. También puedo dormir. Sueña bonito.
Este post fue: