24 julio, 2013

... Un ciclo...


Cada segundo pasa. Muere la cobardía. Pienso en ella. En mi hermana. En mi madre. En mi otra hermana. La cuerda alrededor de mi cuello. Mis pies fijos en la silla. La oscuridad se ilumina. Mi padre frente a mí. Pasan los segundos. El sudor recorre mi cuello. No me decido. Aún soy un cobarde. Pienso en la vida. Pienso en la muerte. Pienso en una solución. Mi padre está triste. Quiero dar el paso. Recuerdo mi infancia. Sonrisas. Alegrías. Regalos. Mi abuela. Los parques. Los viajes. No es sudor, es una lágrima. (…) Grito. Algo me duele. Fui joven. Perdí a mi padre. Perdí mi inocencia. Se fue la alegría. La felicidad. Fui maldito. Esa época murió. ¿Estás bien?. Mi padre me habla. Está conmigo. Recuerdos. Muchas ellas. Muchas emociones. Golpes. Delirios. Enfermedades. Mis pies fijos en la silla. La cuerda. No soy cobarde. Debo hacerlo. Sí. Es la solución. Doy el paso. Asfixia. Mis pies golpean el aire. Luz. Es el final. Abrazo a mi padre. Estoy con él. No es el momento. Debo nacer. De nuevo. Otra vida. Otra emoción. Otro mundo. Soy otro. Fui valiente. Di el paso. Nací. Todo se repite. Felicidad. Tristeza. Muerte. Un ciclo.
Este post fue: