En este día donde la homosexualidad, los maricos y todos esos epítetos que le colocan a la gente diferente estuvieron a la orden del día en los medios venezolanos, quiero hablar de las putas. ¿Cuál es el problema de las putas? ¿Por qué una mujer se ofende si le dicen puta? Mujeres, es con ustedes, siéntanse halagadas si le sacan su reputación a vox populi. 

Ser puta debería ser un orgullo, porque esas féminas tienen un conjunto de virtudes que las hace, sin lugar a dudas, perfectas. Trataré de aclarar este punto de vista, que seguro para muchas parecerá un poco descabellado. Las putas, son las mejores psicólogas que puedes encontrar en una guía telefónica. Si te tienen confianza, te acuestan en esa cama y luego de hacerte llegar al cielo, se fuman un cigarro contigo y pueden escucharte todo el tiempo que quieras sin decir palabra y luego hasta te aconsejan sobre esos problemas de amor, claro está, si pagas la suma indicada. 

Las meretrices son buenas fisioterapeutas, si tienes dolores del cuerpo, las puedes convocar a un lugar cómodo y allí exprimirán hasta sacarle el jugo, literalmente, a cada uno de tus músculos, te dejarán como nuevo y renovado, un hombre cero kilómetros, acoto nuevamente, debes pagar la suma acordada. 

Las mujeres de la "mala vida", tienen una maestría en relaciones públicas, otro punto a favor. Suelen relacionarse con políticos, ejecutivos, niños recién entrando a esa etapa rebelde de la juventud, señores de su casa con tres mocosos encima, solteros, gays que quieren descubrir si aún les sobra un poco de hombría en las hormonas y hasta a parejas que tienen un plan de vida divertido y fuera de lo común. Las putas tienen en su agenda, a la crema de la sociedad, en ella puedes descubrir cada ejemplo de personalidad y estilo de vida. 

Para finalizar, esta vaina ya se está tornando larga, las pre pago son el ejemplo vivo de una buena administración. Se administran de tal manera, que pueden acumular en un solo día lo que se gana con un trabajo decente en dos meses. Coordinan llamadas, citas, encuentros y reuniones como el mejor presidente de cualquier empresa del país. 

Sí, tienen todas esas ventajas. Ahora la cuestión está en saber cuántas se atreven a dejar de un lado los tabú, los malos pensamientos y disfrutar de esta profesión (la más antigua de la historia). Ojo, tampoco niego que a algunas no les parece divertido y que incluso están obligadas en el negocio, pero eso ya es otro tema que tiene que ser discutido en otro post o en sus comentarios.