Realmente no sé por dónde empezar. En la última semana ha sido viral el tema del ‪#‎IceBucketChallenge‬, un movimiento en Internet que ha llevado a estrellas del espectáculo, a multimillonarios como Bill Gates o Mark Zuckerberg, a deportistas, a artistas como los Foo Fighters, a un sin número de personas conocidas y no tan conocidas a lanzarse un balde de agua helada encima. 

Ahora bien, desde el lunes he escuchado opiniones que realmente son críticas, duras e incluso despectivas con los que han participado en esta convocatoria. "Que si es una estupidez", "que si deberían hacerlo por los niños de Palestina que Israel está asesinando", "que si toda esa agua utilizada en cada reto podría calmar la sed de parte de la población mundial" (esto escrito en un artículo de un medio digital), opiniones que como la viralidad del reto, han ido creciendo sin base acerca de la iniciativa. 

El #IceBucketChallenge, lo practique Cristiano Ronaldo en ropa interior rosa o Justin Bieber con una olla de cocina, es una gran causa, ¿saben por qué?, ¿se han detenido a pensar en que ahora al menos se menciona más en los medios de comunicación sobre la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ALS, por su sigla en inglés) o enfermedad de Lou Gehrig? 

Hasta hace una semana la mayoría de los que han criticado el reto no tenían mucha información sobre la ELA, seguro habrían pensado que el cáncer es mucho peor o que se parece a la Esclerosis Múltiple (enfermedad degenerativa). Hace 10 años perdí a un pilar de vida debido a la Esclerosis Lateral Amiotrófica y, solo para que lo tomen en cuenta antes de criticar sin información, es la peor experiencia que se puede experimentar tanto para el afectado como para su familia o amigos.



La ELA es peor que el cáncer o el sida, quien la padece termina siendo nada y finalmente muere por un paro respiratorio. Es irreversible, en algunos casos hereditaria (sí, tal vez en unos años yo pueda estar jodido) y no tiene cura. 

Me parece genial que la Esclerosis Lateral Amiotrófica esté en boca de todos, que se dé a conocer la manera cómo mata y por qué mata, por eso he compartido cuanto video he visto por ahí sobre el reto. El asesinato de niños en Palestina, la falta de agua potable, la estupidez humana son problemas que han existido desde hace años y por simple egoísmo de nosotros mismos, no se han solucionado. 

Ahora, si me dicen que, gracias a un montón de "inútiles" que se bañaron en hielo, se pondrá el ojo en una enfermedad maldita, como a veces la llamo, que se investigará más en una posible cura, que se está recolectando dinero para una fundación (creo que para el momento de escribir esto ya se tiene más de 25 millones de dólares) que logre descubrir una cura, pues bienvenido sea. Tal vez entre los que se salven de la ELA en un futuro por esta iniciativa esté el que ayude a llevar agua potable a los rincones desasistidos del mundo o evite la guerra entre Israel y Palestina. 

Piensen en eso antes de estar criticando al que se echó el balde de agua helada. Mientras tanto acá les dejo el video de un afectado por la ELA que participó y además retó al papa Francisco. Me gustó sobre todo su gesto al recibir el agua fría en su cuerpo, creo que por unos minutos se sintió vivo de nuevo, que alegría por él.