♥ Tinita y yo ♥
Este miércoles desperté pensándote, decidido a llegar al trabajo y simplemente decirte por el chat, que es la vía por la que mejor nos comunicamos que ¡Mañana cumplimos dos años y medio! Por eso te escribo este jueves. 

Lo pensé bastante y creo que pueden parecer mucho 30 meses, pero es poco para todo lo que nos falta por recorrer y todo lo que hemos vivido juntos. 

Gracias a ti he descubierto nuevas cosas en mi vida, en mi personalidad y también creo que te sucede lo mismo. Me encanta como sacas en los momentos menos esperados una parte de ti que a veces desconozco, esa niña tierna que me mira y me pide que saque mis ojos pestañetudos y de mirada grosera, la misma con la que creo que te conquisté hace 30 meses y un poquito más. 

He descubierto en tu cuerpo algunos detalles que creía olvidados, que a veces prefiero una cama para dormir y otras la prefiero para practicar una nueva etapa en la evolución de la familia. 

Gracias a ti puedo decir que las mujeres existen para amarlas, quererlas y comprenderlas a pesar de todo, a pesar que a veces por ínfimos detalles decidan hacerse las incomprendidas y las mal amadas, pero son cosas que está en su genética y no pueden ser evitadas. 

Sin embargo, creo que después de 30 meses puedo decir que quiero pasar muchos más días contigo, junto a ti y descubrir a dónde nos llevan nuestros proyectos, nuestras ideas y principalmente, todo el cúmulo de afectos que hemos cultivado. 

Espero que los dos años y medio se dupliquen, tripliquen y lleguen al infinito, y que al final añoremos volver a aquellos días en el hatillo donde tu te asustabas con mi mirada y yo me propuse conquistarte. 

Ojalá que cuando seamos viejos, queramos nuevamente repetir este camino porque es único, bonito y realmente tierno. Siempre tuyo.