Siempre he intentado seguir la tradición de la carta al Niño Jesús. A pesar que no la pude hacer en 2013, intentaré retomar esta formalidad navideña que para muchos niños representa una petición para cumplir sueños, conseguir el juguete deseado o simplemente expresar sus deseos más profundos que, si son bien interpretados, nos pueden decir mucho.

Este año (2014) que casi termina resultó un poco rutinario. Trabajo, familia y obligaciones estuvieron a pedir de boca. Sin embargo, pude viajar nuevamente para descubrir otro país y agregarlo a mi bitácora, retomé por un tiempo la guitarra eléctrica, escribí algunas canciones y unos cuantos post, me mantuve unido a mi futura esposa y al final, creo que senté las bases para un buen futuro profesional.

Por eso te pido, ¡Querido Niño Jesús!, que para este año que viene (2015) me traigas algunas cosas bastantes precisas que pasaré a enumerar.

1- Pasar a formar parte de la lista de emigrantes de Venezuela
2- Que mi futura esposa esté incluída en esa lista.
3- Tal vez puedes echarme una mano para tener, al menos alquilado, un apartamento en el país que decida.
4- Continuar aprendiendo sobre mi trabajo, amo el periodismo aunque a veces resulte en un verdadero misterio.
5- Ayuda a mi madre y a mi hermanita para que sus sueños se cumplan.

Como ves pequeño Jesús, la lista no está complicada. Son cosas tan sencillas que no te llevará mucho tiempo cumplirlas. Lo demás que siempre pide la gente son meros compromisos, que si salud, dinero, bienestar, entre otras. Esos detalles son tan efímeros que son inservibles, porque un día estás en este mundo y al otro no.

De todas maneras, trata de cumplir con mis deseos y yo, como dicen todos los pequeños, me seguiré portando bien.

Un abrazo,


El video es de IKEA, con un test social bastante interesante con un grupo de niños