Quisiera regalarte un racimo de estrellas, 
que cada una tenga una semilla 
para que siembres cada uno de tus sueños 

Quisiera regalarte cada una de mis uñas, 
para que con ellas escarbes la tierra 
y puedas ocultar tus tesoros 

Quisiera darte mis ojos para que veas el horizonte 
y el atardecer de cada día,
y te guíes al rumbo de tu vida 

Quisiera regalarte mi corazón
para que cuando estés cerca de morir,
 lo tengas de repuesto y vivas para siempre