infidelidad-pareja

Hay preguntas que siempre han estado en mi mente, cuestiones que van al contrario de todo juicio moral, social e incluso natural de las cosas. No es por ser rebelde, anormal o simplemente ir contra la corriente, sino que expreso lo que muchos de ustedes también han pensado pero no se atreven a aceptar.

La infidelidad de pareja a veces puede considerarse un problema, una violación de todo concepto social en el que la familia, el matrimonio y la convivencia entre hombre y mujer debe ser "hasta que la muerte los separe". Sin embargo, hoy en día, todo esto está cambiando hacia un punto de vista más liberal, en el que el placer puede llegar a ser una válvula de escape de la rutina, estrés o incluso problemas personales.
Serie Puede Ser:
¿Puede ser buena una dictadura? http://bit.ly/1seRLf3
¿Puede ser bueno un asesino? http://bit.ly/1wEhMYn
Cuando una mujer es infiel, su nombre ingresa sin pena ni gloria en el listado de ser puta. Creo que no es cuestión de putería, sino de temas un poco más profundos, Hay mujeres que simplemente aprovechan la infidelidad como un proceso de autodescubrimiento, de conocerse a si mismas y hasta dónde pueden llegar.

Ser infiel es un arte que, si llega a dominarse perfectamente, nos abre puertas a lugares desconocidos, nos quita un peso de encima y al final nos enseña cómo desenvolvernos con otras personas,

La infidelidad, bajo un manto de confianza y comunicación, puede ser una herramienta excelente para encender la llama de la pasión, la lujuria y una vida en pareja mucho más divertida. Definitivamente, hay que entender que cada cabeza es un mundo, y como tal, toda persona tiene gustos diferentes y solo saca sus lados ocultos cuando se le toca en puntos muy personales e íntimos.

¿Puede ser buena la infidelidad? Sí, siempre y cuando se dialogue, se entienda y se procure sacarle el mayor provecho en pro del bien personal y el de otros.