pooh-cat


- ¿Sabes que existen gatitos con patitas espaciales? -  preguntó mientras yo tenía la mirada fija en la carretera.


- ¿Patitas espaciales?, será "especiales" - le corregí.

- No, no. Espaciales, son gatitos con patitas espaciales - respondió elevando un poco el tono de su voz para asegurarse que la oyera fuerte y claro.

- No entiendo, ¿son gatos de otro planeta?- sonreí y la miré, queriendo indagar más en el tema.

- Bueno resulta que -, y me contó esta historia...

"Pooh es un gatito con patitas espaciales, se las hicieron a su medida luego de un accidente con un tren que no lo vio en el camino. Están diseñadas con materiales de primera calidad, científicamente se llaman patitas biónicas pero prefiero decir que son espaciales, como de otro planeta.

Tienen polímero y caucho, se adaptan totalmente a los huesos de Pooh. Puede caminar, correr, saltar, es un gato feliz después de la operación. ¿Te imaginas un gato en silla de ruedas? Creo que no sería feliz, un perro tal vez, pero un gato que salta, corre por el tronco de los árboles, caza, tal vez moriría de tristeza.

pooh-cat


Ya son tres gatos en el mundo que pudieran decir que vienen de otro planeta por tener patitas biónicas. Pooh, Oscar y Steven".

- Que genial, de verdad que hay gatos que tienen suerte - reí para contagiarme de su alegría por compartir la historia de Pooh. -

Ella me miró, soltó una carcajada y replicó. - Suerte y dinero, ¿Sabes cuánto cuestan las patitas espaciales?

- No, seguramente gratis por ser una contribución de la ciencia - le dije irónicamente.

- Pues cuestan 60.000 mil dólares -, confirmando con sus dos manos haciendo un cinco y un uno.

- Ok, definitivamente son gatos de otro planeta. Tienen patitas biónicas, suerte y mucho dinero.
Me alegro por el gatito, ojalá podamos visitar su planeta algún día. ¿Cuánto costará el pasaje?