tristeza-depresión

La depresión no es un estado de ánimo, tampoco debería ser un motivo de burla, a veces resulta ser una enfermedad tan peligrosa como el cáncer o la esclerósis.


Los que vivimos en depresión podemos llegar a bajar de peso, a tener momentos de ansiedad que solo se curan en lugares solitarios, a vivir en una nostalgia perenne y generalmente, aunque no lo crean, a dar una imagen de persona feliz ante todos los demás.

Los que vivimos en depresión deberíamos ser llamados "personas cebollas", porque si alguien se tomara unos minutos para saber qué nos ocurre, descubriría nuestras sorpresas capa por capa, como si estuviera pelando una cebolla.

Los que vivimos en depresión llevamos el pesar por dentro, porque resulta complicado abrirse ante la gente para que te de respuestas como: viaja, por qué no sales un poco, visita a tus amigos, dedícate a leer un libro. No, esa no es la solución, porque la depresión no es un estado de ánimo sino una anomalía que afecta a todo el sistema.

El primer paso a una solución es aceptarlo: sufro de depresión.

(Continuará)