Siempre he imaginado que morir debe ser algo majestuoso. Probablemente por eso en más de una ocasión tengo fantasías con el suicidio, porque ese paso de una vida a otra cosa totalmente desconocida debe ser una experiencia inigualable.
Tal vez me equivoque y al cerrar los ojos, todo quede en negro y nos invada un silencio eterno, pero estoy seguro que no.

Al morir nuestra alma debería llenarse de paz, flotar hacia un lugar tranquilo para ser recibida por todos los que nos han dejado antes. Morir debe ser algo como lo que expresan los sonidos de esta canción.