12 abril, 2018

Soledad


Comienzas a vender todo, tu pasado va quedando en manos ajenas mientras tú recibes solo moneda que probablemente te ayude a sostenerte en otros predios.

Es difícil separarse de objetos preciados, incluso si solo los vas a dejar guardados para que sean cuidados por los fantasmas que habitarán los espacios donde pocos meses antes, todo era vida y planes de futuro.

Ahora solo queda mirar hacia adelante.
Este post fue: