Durante la década de los 90 tuve oportunidad de escuchar todo tipo de música. Por estar casi siempre con mi familia pude disfrutar de distintos estilos, por un lado las chatarritas de Julio Jaramillo, Rocío Durcal, ABBA, Leo Dan, Juan Gabriel, José Luis Perales y otros que arrancaban sentimientos del corazón. 
También por tener a mi hermana mayor conocí las nuevas tendencias: Menudo, REM, Nirvana, Mana, Proyecto M y Karina, que creo, era su cantante favorita. 

Esta artista de origen peruano y radicada en Venezuela junto a su familia desde que tenía un año, comenzó su desarrollo musical desde muy pequeña, apoyada por una voz inigualable y la confianza en el escenario que la empujaron a interesarse en el canto como profesión.

En 1985 publicó su primer disco y a partir de ese momento pasó a formar parte del grupo de los mejores cantantes venezolanos. En su carrera ha publicado nueve discos en total de los que se han desprendido éxitos como "A quién", "Sé como duele", "Mi alma grita", "Desde mi ventana" y muchos otros.

En los últimos años ha vivido en México y confiesa que ansía nuevamente cantar. Por ahora se mantiene trabajando y la última vez que pude verla en vivo fue en el montaje del musical de Andrew Lloyd Webber, "Jesucristo Superstar", donde interpreta a María Magdalena. A pesar de ser judía, Karina logró encarnar el personaje y ejecutar un performance mucho mejor de los que he escuchado en distintas grabaciones de esta obra. 

Les dejo dos videos para que se deleiten con su voz. "Mi Alma Grita" y su solo "Yo no sé cómo amarlo" en "Jesucrito Superstar".