17 julio, 2018

Mi nuevo universo


Mi sangre comenzaba a fluir por el orificio que había dejado el disparo. Era viscosa, espesa, oscura y tenía un olor particular. 

La tomé entre mis manos y en ella pude ver cómo se me escapaba la vida. Dentro del líquido pequeñas burbujas contenían mis recuerdos. Como por arte de magia comenzaron a separarse de mi sangre y a elevarse hacia el cielo.

Toda mi conciencia se estaba evaporando hacia el más allá. Nubes de mi ser se formaban convirtiéndome en un ser intangible. 

A medida que iba muriendo, estaba renaciendo en una nueva forma. Cuando no quedó nada de sangre, todas mis vivencias quedaron flotando a merced del aire y yo, convertido ahora en un ser invisible, comencé a construir mi nuevo universo.

15 julio, 2018

La invitación (II)


Ya se habían olvidado de todo lo que les rodeaba, estaban concentrados en darse placer y entregarse a un cúmulo de sensaciones que ambos no experimentaban desde hace meses.

Ella estaba dispuesta a dejar que él la besara, la acariciara y le hiciera sentir todos esos secretos que un cuerpo de mujer esconde.

Terminó de subir completamente sus caderas y con sus rodillas en la cama, invitó a ese íntimo conocido a que la besara en su feminidad.

Primero fueron unos besos tímidos, descubriendo rincones y puntos de placer que recibían ligeras caricias con los dedos, luego, la lengua comenzó una danza por cada centímetro de esos lugares ocultos de su chica.

Ella se daba amor propio para darle mayor efecto a las caricias del chico. Introducía sus dedos y tocaba ese lugar especial, mientras con otra mano mantenía erizadas las puntas de sus senos.

Sin pensarlo dos veces, con sus manos le señaló que lo quería sentir en ella. Él, poco a poco y mientras le besaba el cuello, la espalda y le decía cuanto la deseaba fue tomándola centímetro a centímetro hasta que fueron uno solo.

Se detuvo un poco para sentir la intimidad de su cuerpo, mirando cómo ella tomaba el ritmo de ese baile sensual. Primero con sus caderas y luego se levantó para pegar su espalda al pecho de su amante, se besaron y fue la guía de cuatro manos que recorrieron sus senos, su vientre y su intimidad.

Se dejó caer nuevamente y mientras se daba amor propio en su punto favorito, su chico la tomó por una mano para poder llegar a los rincones más profundos de ese cuerpo había querido sentir desde el primer momento en que la vio.

Se dejó llevar un poco, rozó su trasero, sus senos y nuevamente le mordió el cuello, susurrándole cómo había imaginado tenerla y estar junto a ella. Esos fueron los detalles que detonaron ese primer río de placer.

Ella sintió un pequeño escalofrío y luego una explosión de sensaciones, de deseos y de sentimientos que la tenían al borde de la duda, pero también del presentimiento de que todo podía estar bien, de que necesitaba a ese chico a su lado y que por esa noche, aún quería sentir más.

13 julio, 2018

3 bandas para escuchar y escapar a un lugar mejor


La mente es un cúmulo de emociones, recuerdos, remordimientos y palabras que a veces se dedican a batallar para ponernos la vida de cabeza.

Hay muchas maneras para calmar este conflicto interno: hablar con otras personas, beber alcohol hasta no recordar nada o simplemente, aislarse de la realidad en un momento de encuentro personal para meditar y reflexionar.

Este último mecanismo es uno de los más sanos, nos permite reencontrarnos con nosotros mismos y dar con una plan para solucionar nuestros problemas.

Como unas fieles compañeras para estas ocasiones de amor propio, hay bandas independientes y poco comerciales que se han dedicado durante toda su carrera a buscar sonidos y letras que acompañen a nuestra mente hacia ese viaje de encuentro, paz y regocijo.

Radical Face

Ben Cooper a lo largo de su carrera como parte de Electric President y Radical Face, ha logrado crear obras maestras basadas en la simplicidad de las cuerdas de una guitarra, distorsiones, teclados y otros sonidos básicos.

Desde joven comenzó a escribir con el objetivo de crear un libro, pero el destino lo llevó a no respaldar sus archivos y cuando su computadora se dañó, perdió todo lo que había creado decidiéndose por dedicarse a la música.

Como parte de Electric President lanzó en 2006 el álbum Insomnia y desde ese momento no ha parado de componer. Canciones como The Violent Blue, Monsters, We Never Build To Last y otras marcaron la vida de esta primera banda.

Luego como Radical Face se enfocó en un sonido más básico, creando una serie de discos titulada "The Family Roots" donde habla del amor, la hermandad, las relaciones interpersonales y sentimientos que marcan a todo individuo.

Otras bandas de su estilo que son recomendables: The Avett Brothers y Peter Bjorn and John


Jets Overhead

Aunque no producen nada desde 2012 son una banda que vale la pena escuchar cuando quieres viajar mentalmente. 

Con una formación en la que combinan las voces masculinas y femeninas, así como "Of Monsters and Men", lograron dar con un sonido indie-acústico y letras sobre el amor y la soledad.
 
Tuvieron una nominación en 2010 a los MTV Music Awards por el video "Heading for Nowhere" y en esos años lograron su mayor exposición al usarse su música en capítulos de series televisivas como "House" (donde los conocí), "Pretty Little Liars" y Bones. 

Otras bandas de su estilo que son recomendables: Of Monsters and Men y Beach House


Sing Fang

Sindri Mar Sigfusson ha fusionado a los largo de su carrera sonidos instrumentales propios de su natal Islandia para crear sonidos experimentales, que ha plasmado en proyectos como “Sin Fang Bous”, ahora simplemente "Sin Fang", y "Sea Bear".

Comenzó a hacer música con "Sea Bear" del que se desprenden sencillos particulares como "Libraries", con una mezcla de sonido propia y coros femeninos que le dan una armonía distinta a la canción. 

Paralelamente, Sigfusson creó canciones bajo "Sin Fang", con el que ha publicado cuatro discos desde 2008, siendo el arte visual de sus videos uno de los puntos más positivos de su carrera.
 
Con esta banda podemos descubrir todas las bondades de bandas emergentes que han nacido en Islandia y países nórdicos que casi nadie comercializa o da a conocer.

Otras bandas de su estilo que son recomendables: Sigur Ros y Foster With The People


11 julio, 2018

Roto


No importaba cuantas veces lo intentara, mientras más trataba de unir mi cuerpo, más se separaba.

Sin saber qué había pasado en la madrugada, desperté hecho pedazos. Mi caja toráxica estaba abierta, la luz del sol se filtraba por la ventana e iluminaba mis órganos vitales.

Como una bomba de agua, el corazón latía fuertemente haciendo que la sangre fluyera sin parar por los bordes de la cama.

No había esperanzas, moriría allí viendo como todo estaba bien pero a la vez roto.

09 julio, 2018

La invitación (I)


Después de una tarde de muchas fotos, conversaciones aleatorias y actualización de series, él tenía cierta ansiedad que le estaba quitando la paz; no sabía cómo dar el otro paso para asegurarse más tiempo con su amiga.

- ¿Por qué no te quedas esta noche y nos acompañas? -, le preguntó unos minutos antes de que se fuera. Hacemos cena, te preparo el sofá para dormir y terminamos de ver películas. Ella lo vio fijamente a los ojos con una serenidad pasmosa que aterraba.

- Sabes que eso es peligroso, tú tienes algo que me gusta y resulta interesante, insisto puede ser peligroso, pero acepto la invitación -, le respondió mientras volvía a colocar su bolso en las sillas del comedor.

Siguieron viendo TV, al caer la noche cenaron y así continuaron hasta bien entrada la madrugada. Como lo hacían a través de chats, hablaron demasiado de todo pero a la vez de nada. Antes de irse a dormir, sentía la necesidad de besarla pero no quería romper la magia del momento con indiscreciones.

Al apagar el televisor y quedar totalmente a oscuras, se abrazaron y ella le agradeció la invitación. Un beso en la mejilla, sus manos entrelazadas, miradas y no se enteraron del momento cuando sus bocas se encontraron en una batalla que estalló por la tensión acumulada.

Con delicadeza recorrió sus labios, acariciaba su cabello mientras ella respondía abrazándolo. Besó su cuello mientras con sus dedos descubría los pliegues de su vientre, su ombligo y la frontera hacia su feminidad.

De la boca pasó a sus senos, eran carnosos, turgentes y coronados por dos areolas morenas que ya estaban erizadas. Las mordió suavemente, jugueteó con su lengua y sintió su sabor a mujer. Ya los dos estaban desnudos y ella tomaba un poco más la iniciativa.

Con sus manos guiaba la boca de su amante a cada uno de sus senos y luego la fue bajando a su ombligo, le encantaba que la besaran allí. Sentirse querida, deseada y que un hombre que no era tan conocido como otros, la hiciera sentir que era la mujer más bella de todas.

Después de unos minutos de besos en su panza, la abrazó y la colocó de espaldas. Le besó las orejas y como un pintor que va creando un lienzo, recorrió con la yema de sus dedos todo el camino desde la base de su cuello hasta el comienzo de su trasero.

Recorrió insistentemente ese camino unas tres veces y de vez en cuando, sus manos se desviaban para tocar el perfil de sus senos, haciendo que su chica acelerara la respiración.

Se estaba rindiendo, en un acto reflejo levantó sus caderas para declararse derrotada en esa guerra de deseos y dejar abierto el camino hacia su feminidad y placer.

05 julio, 2018

¿Difícil?


Otra vez cumplí años. Hasta ahora van 34 aniversarios de recuerdos acumulados, experiencias y remordimientos que se van apilando como una montaña de revistas amarillentas y llenas de polillas.

A veces pienso que la gente con mala memoria puede ser más feliz, porque vive su día a día como si fuera uno nuevo, como si nada hubiera pasado anteriormente.

En cambio los que recordamos todo tan claramente tenemos una misión mucho mayor, tratar de vivir distinto y aprender de los errores.

¿Díficil? Sí es complicado, pero no queda más remedio. 

02 julio, 2018

Hasta tres


Siempre quise tener un arma entre mis manos, pero no era el momento adecuado para ello.

Estaba frente al espejo y el cañón presionaba fuertemente sobre mi sién, aunque resultara increíble, ese pequeño dolor anulaba la pequeña molestia cerebral que tenía.

Sabía que no debía hacerlo, que tal vez podría tener esperanzas pero el revolver todavía estaba cerca de mi cabeza.

Calmadamente conté hasta tres. Uno...Dos...Tres. El dolor se había ido.

29 junio, 2018

Un mundo mejor


Soñé. Hoy después de mucho tiempo pude soñar otra vez. Caminaba por una avenida infinita bajo un torrencial aguacero, incluso podía escuchar cómo las gotas golpeaban el asfalto como si fueran disparos.

No sabía a dónde iba, solo sé que caminaba gozando de la lluvia, sin pasado, sin presente ni futuro. Miraba a los lados y no se veía ni un alma, al parecer ese sueño era solo para mí.

Caminé, caminé y llegué al final del camino. Frente a mí solo había un enorme precipicio, en el fondo, podía ver un río que fluía hasta unirse con el cielo. Tenía miedo de saltar, de caer hacia un lugar incierto.

Di un paso adelante y sin saber cómo ni por qué, una gota de lluvia me atrapó y me llevó hasta lo más profundo de esa lengua de agua que estaba en el fondo del abismo.

Al salir a la superficie y respirar de nuevo, pude ver todo lo que me rodeaba. La lluvia ya no estaba, un sol resplandeciente iluminaba ambas orillas desde donde todos mis afectos que fallecieron hace mucho me estaban esperando.

Me aplaudían, me saludaban y me hacían señas. Nadé un poco hacia un extremo y allí me aferré a todas esas manos cariñosas. Había vuelto a nacer en un mundo mejor.