28 jul. 2016

...Un montón de inútiles le han dado esperanza a pacientes con ELA...

Gracias a un montón de "inútiles" que se bañaron en hielo y participaron en el #IceBucketChallenge hace dos años, hoy miles de personas que padecen Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) pueden estar un poco más tranquilas y tener una luz de esperanza al final del túnel.

Esa iniciativa viral que fue duramente criticada por muchos, incluso (pseudo) medios de comunicación, hoy ha logrado dar frutos y abrir un camino entre la comunidad científica. Gracias al financiamiento de seis proyectos de investigación se ha descubierto e identificado el gen NEK1 relacionado al desarrollo de la enfermedad.

Más de 80 investigadores en 11 países analizaron los genes vinculados en familias que la han sufrido, y aunque 10% de los pacientes desarrollan la forma hereditaria del ELA, los investigadores creen que la genética contribuye en un porcentaje mucho más grande de casos.

Admito que he recibido la noticia con un poco de alegría. Siempre he dicho que la "enfermedad de Lou Gehrig" es peor que cualquier otra afección. Es terrible, su avance es indetenible y convierte a los afectados en un cúmulo de músculos inservibles.


Lamentablemente me habría encantado que este descubrimiento hubiera ocurrido hace 14 años, cuando la vida de mi familia dio un vuelco con un final tan inesperado que aún, estoy seguro de ello, nos afecta en lo más profundo de nuestro ser. 

Solo me resta decir que el resultado del Ice Bucket Challenge es grandioso. Tal vez se botaron muchos litros de agua, tal vez varios solo lo hicieron para divertirse, tal vez esa cuerda de "inútiles" ni se han enterado de esta noticia, pero seguramente gente como mi padre - que luchó contra esta enfermedad y perdió la batalla - hoy estuviera saltando de alegría y esperanza porque se les abrió una oportunidad para seguir viviendo. 

8 jul. 2016

...La música, ella y yo...



¿Sabes cuál es el efecto de la música en mí?, le hice esa pregunta de entrada. 

Quise saber si ella estaba consciente de eso. Una vez, en tono de burla y en serio, me comentó que no había canción que yo no reconociera. Incluso en algunos de nuestros recorridos por la ciudad, yo jugaba a tratar de identificar las canciones a la misma velocidad con la que hacía "zapping" en la radio del carro.

3 segundos, (...) Soda Stereo; Signos. 6 segundos, (...) Pink Floyd, Comfortably Numb. 2 segundos, (...) Nirvana, Smells Like Teen Spirit. Y así íbamos, ella retándome y yo echando mano de mi memoria auditiva. 

No sé si ella sabe que la música para mí es paz, es irme a otro lugar donde todo se apaga y un estimulante tan fuerte como cualquier droga que existe en el mercado.

La música para mí es tan o más importante que cualquier otra cosa, pero como dijo Alexander Supertramp, la felicidad que me causa es verdadera si es compartida. 

Ella debería entender que el valor de una canción, de un acorde, de un soundtrack o de un disco se incrementa cuando lo escuchamos juntos. 

La paz es difícil de conseguir, pero sin lugar a dudas, existe en esos momentos en que la música, ella y yo somos uno. Un sonido que viaja en el universo y se queda flotando en el aire eternamente, como un momento de unión que quedará guardado como una grabación de la verdadera felicidad. 

19 jun. 2016

...El día y la noche...



En ese momento solo era oscuridad, el silencio reinaba y nada se movía. De repente una gran luz lo iluminó todo, una explosión estremeció el ambiente.

Ese día nació una gran princesa blanca. Era fría como la nieve, un manto de hielo la cubría y con un beso mágico creó un amigo de fuego para darle calor.

Luego del nacimiento, la oscuridad volvió. Ambos seguían rodeados de un manto negro, en silencio se abrazaban y el amor de la princesa hacía que el cuerpo de fuego de su compañero fuera creciendo al pasar el tiempo.

Llegado el momento los dos eran del mismo tamaño, pero el caballero de fuego estaba preocupado porque cada vez que se acercaba a la princesa esta se derretía un poco y se hacía más pequeña.

Por eso, ambos decidieron alejarse para siempre. Con un pequeño beso de despedida se separaron, la princesa blanca quedó con una marca de amor y el caballero de fuego quedó encendido de amor.

Así nacieron el día y la noche. El caballero de fuego es admirado por todos, por su gran cuerpo amarillo y brillante. La princesa blanca también ilumina el corazón de los amantes, quienes son acompañados por las estrellas brillantes, que no son más que lágrimas de hielo que la princesa derrama extrañando a su caballero de fuego.

26 may. 2016

...Cali y el cinturón rojo...


Cali era un gatito especial. Al nacer se dio cuenta que era único. A diferencia de sus hermanitos tenía un hueco cerca del ombligo por donde le salía una pancita, por allí entraba aire a su cuerpo y aunque los otros gatos se burlaban de él por parecer que estaba gordo, su mamá estaba orgullosa porque era diferente. 

Al ir creciendo, Cali comenzó a sacarle provecho al hueco en su barriga. Para evitar resfriados o que la comida se le saliera por allí, le pidió a su mamá que le hiciera un cinturón. 

Se ataba una cinta roja alrededor de la panza y salía a jugar con sus amigos. Al pasar los años Cali estaba aún más grande pero no abandonaba su cinturón rojo. 


Sus patas eran fuertes, sus bigotes más largos y sus manchas en la cara le hacían un antifaz. 

Corría, saltaba, rodaba sobre sus patas y el cinturón rojo seguía allí. Junto a sus hermanos imaginaba que estaba disfrazado con capa, cinturón y antifaz. 

Todos los días se tocaba su panza, se miraba su cinturón y reía de felicidad, gracias a ese hueco en la barriga había descubierto su verdadero poder: ser un gatito especial vestido de super héroe.

28 abr. 2016

...Felicidad de niño...



En tus ojos encuentro paz, 
En tus muecas encuentro humor,
En tu piel encuentro placer,
En toda tú encuentro amor. 

En tus manos encuentro destreza, 
En tu boca encuentro sonidos,
En tu pecho encuentro un regazo,
En toda tú encuentro momentos vividos.

En tus cabellos encuentro aromas, 
En tu vientre encuentro futuro, 
En tus piernas encuentro fortaleza,
En toda tú encuentro que no hay muros. 

En tus palabras encuentro amor, 
En tus sentimientos encuentro cariño,
En tu cuerpo encuentro un lugar,
En toda tú está mi felicidad de niño.

12 mar. 2016

...Libre...



Mi cuarto cada día resultaba más reducido. En las noches cada ruido inspiraba temor, las luces de los carros pasaban por la avenida formando sombras de animales míticos que me arrancaban en pedazos.

En mi cama estaban los destrozos de una vida pasada. Cabellos desperdigados sobre la sábana, manchas de relaciones sexuales que "acabaron" no tan bien, ropa que usé en momentos olvidados - un matrimonio, un divorcio, un funeral, un bautizo - y la bandeja con unas líneas de cocaína que me estaba esperando para abrirme la puerta al presente. 

Mareado traté de sentarme, coloqué todo sobre mis piernas y aspiré. Una, dos, tres, cuatro líneas detuvieron a las paredes que se cerraban sobre mí. Me cubrí con la sábana y salí a recorrer las calles.

La ciudad estaba arropada por la noche, las sombras solo se cortaban por las luces de las ventanas que se iban alejando a mi paso. La gente me flanqueaba como si no existiera, trataba de cruzar miradas pero sus caras eran borrosas. 

Sus rostros coronados por ojos de fuego y una sonrisa malvada. Todos se reían a mis espaldas, cada vez más fuerte a medida que me alejaba.

Corrí por las calles hasta llegar a un pequeño puente. Vi el horizonte, las luces de la costa y la luna en el fondo.

Quise atraparla, quise volar y salté. Finalmente fui libre. 

Inspirado por este video - Faded by Alan Walker

14 feb. 2016

...La bestia...


Trataba de dormir pero sus dientes me atravesaban como dagas. Las amarras estaban sujetas firmemente a los lados de la cama, mientras las brazas ardían alrededor de mi cuerpo.

La gigantesca bestia, aunque mi carne aún no estaba cocida, ya comenzaba a morder mis extremidades en medio de un festín gastronómico primitivo. 

Sabía que iba a morir, pero aún así me resistía en una falsa esperanza como un foco débil al final del túnel. En esa cueva, oscura e iluminada solo por las llamas, varias personas observaban cómo era devorado. 

Mi corazón latía fuertemente, bombeando la sangre que de manera natural debía correr por mis venas pero que salía por los huecos que dejaban los caninos de la bestia. Estaba muriendo desangrado, cocido y engullido por un animal.

Poco a poco fui viendo cómo mis piernas desaparecían para quedar solo en huesos, brillosos y llenos de baba. Necesitaba un shock que me quitarla la conciencia pero estaba viviendo todo. El animal, de un solo golpe, abrió mi pecho y como si de un plato se tratara, comió mis pulmones, mi hígado, mi estómago y mi corazón.

Debía ya estar muerto, pero mi cerebro vivía. Mi alma aún estaba activa. Desde arriba, vi como todas las personas se unían a esa carnicería para alimentarse de mi cuerpo: ojos, mejillas, orejas y cerebro, que parecía una esponja llena de sueños, recuerdos y deseos.

Ese día moría de la forma más horrenda pero también volví a renacer al alimentar a ese animal, a todos los que comieron de mi y ahora llevan consigo un pedazo de mi cuerpo.