Vivimos momentos de locura
Cuando nos domina la pasión
Incendiandonos el alma
Maniatando el corazón

Un laberinto de emociones
Va recorriendo nuestras venas
Marcando nuestros días
Y en nosotros dejando huellas

Mirame sin mirarme
Con tus ojos negros noche
Mientras mi cuerpo se enternece
Entre el amor y el derroche