En la vida existen personas que a pesar de tener limitaciones logran cosechar éxitos que parecen imposibles y se convierten en ejemplo a seguir para grandes y chicos.

Esto sucede mayoritariamente en los deportes, como lo mencioné una vez en el post del video "Nike Courage", pero sin embargo, en todo ámbito de la sociedad se pueden observar distintos casos.

En esta oportunidad quiero darle un espacio en el blog a aquellos actores que sufren o sufrieron enfermedades, y aún así nos deleitan con sus papeles en la gran pantalla o los recordamos por lo que llegaron a ser, incluso a convertirse en iconos de la sociedad recordados generación tras generación.

Para estos profesionales de la actuación, el cáncer, Parkison, diabetes, síndrome de Down, parálisis de extremidades u otras extrañas afectaciones no son limitantes al momento de estar ante una cámara para hacer lo que saben hacer mejor, encarnar un personaje ficticio para cautivar a sus fanáticos.

En 1995, Christopher Reeve sufrió un accidente ecuestre que le provocó una fractura en las dos primeras vertebras cervicales, dejándolo paralizado casi totalmente. El actor, famoso por su papel en la saga de los años 70 de Superman comenzó así una nueva etapa en su vida.

Tal como su personaje más recordado, pudo sobreponerse como un hombre de acero a ciertas limitaciones recuperando la movilidad en una de sus manos y a pesar de estar en silla de ruedas siguió interpretando papeles para la pequeña pantalla, paralelamente a las actividades de su fundación para el estudio de las células madres en pro de encontrar curas para la parálisis ocasionada por fracturas de columna.

Reeve participó en el remake para TV de "The Rear Window", película dirigida en 1954 por el maestro del suspenso Alfred Hitchcock. El actor también participó en "Smallville", capítulos que tuvieron alto rating en Estados Unidos, y fue invitado a integrar el elenco de Plaza Sésamo.

También existen enfermedades menos graves que pueden cambiar drásticamente la vida de los actores. Halle Berry, ganadora del Oscar por su papel de Leticia Musgrove en "Monster´s Ball", descubrió su condición de diabética cuando rodaba en 1989 la serie para tv "Living Dolls" y sufrió un desmayo que la dejó en coma por una semana.

De acuerdo a una entrevista que ofreció para el "Daily Mail", pudo haber perdido las piernas por una afección que desconocía tener. Al salir de la sorpresa logró sobrellevar la enfermedad y hoy en día es una mujer exitosa de Hollywood.

Berry forma parte del Programa de Prevención de Diabetes en la Asociación Americana de Diabetes y es miembro de la Asociación Juvenil de la Diabetes, participando activamente como una persona modelo para los que sufren esta afección.

Para ella haber descubierto que estaba enferma, le permitió ajustar su dieta e interiorizar lo que ocurría, permitiéndole así ser libre en el set de grabación para pedir en cualquier momento unos segundos e inyectarse insulina. Hasta ahora esta afro americana sigue cosechando premios y deleitándonos con un hermoso cuerpo y una imagen de mujer fuerte, demostrando que querer es poder.

Actores de tv

En el mundo existen todo tipo de enfermedades, unas más graves que otras pero con una característica en común, afectan sin distingo de edad, sexo, raza o clase social.

Esto lo sabe muy bien Atticus Shaffer, actor conocido por su papel de Brick en la serie cómica "The Middle", donde interpreta al hijo de una familia extraña y disfuncional.
Shaffer de 12 años, padece una enfermedad congénita llamada Osteógenesis imperfecta, también conocida como "huesos de cristal". Los individuos que sufren de esta afección carecen de suficiente colágeno en el organismo, lo que provoca que la estructura osea sea débil y no se desarrolle como es debido.

Este niño ya ha tenido pequeñas participaciones en la película "Hancock", y en las series "The Class", ""The day of our lives" y "My name is earl".
A pesar de su condición Shaffer no ha dejado de calar en los papeles que interpreta, donde jamás se hace referencia a la enfermedad que lo hace parecer un poco más joven de lo que realmente es.
Sin duda, el esfuerzo y la perseverancia harán llegar lejos a esta pequeña estrella, que ya es querido por muchos por el buen papel que hace en la serie de televisión.

En la pequeña pantalla también tuvo su última participación en vida uno de mis actores favoritos, y de los mejores de la generación pasada, Patrick Swayze, conocido por sus participaciones en "Dirty Dancing", "Ghost" junto a Demmi Moore y "Point Break" con Keanu Reeves.

En estas tres películas interpretó papeles totalmente opuestos el uno del otro, demostrando que tenía la manera de ser versátil y encarnar cualquier reto que le impusieran para la gran pantalla.

Para el año de 2008 , luego de presentar algunos síntomas le fue diagnosticado cáncer de páncreas en fase IV, lo que le daba solo 5% de posibilidades de sobrevivir. De emergencia le realizaron una cirugía para extirparlo, sin embargo, ocho meses después se supo que había hecho metástasis y el hígado estaba siendo afectado.

A pesar de las pocas esperanzas de sobrevivir e imágenes donde se veía demacrado, Swayze quiso continuar con su profesión interpretando en la TV al veterano policía Charles Barker en la serie "The Beast". La primera temporada fue un éxito, y se pensaba que se firmaría la continuación pero el proyecto fue cancelado por el mal estado de salud.

Finalmente, 20 meses después de habersele diagnosticado la enfermedad, murió a los 57 años de edad en un hospital de Los Ángeles. Sus restos fueron incinerados y enterrados en un rancho de su propiedad.

Seguramente si los medicamentos hubieran hecho efecto, este actor habría muerto frente a la pantalla o rodando alguna escena, lo que para mi punto de vista, era su mayor deseo y tal vez, el de todos estos grandes actores.