Entre tantas cosas que veo en Facebook cada día, hace un tiempo me topé con una de esas frases de vida que me resultó curiosa y decía algo así: "Que mal estamos criando a nuestros hijos,  porque a nadie se les pega".


Esto es una queja directa para todos aquellos que dicen que "a la mujer ni con el petalo de una rosa", pero qué pasa cuando es "la dama" la que cruza el límite de la violencia.

He escrito mucho sobre esto, pienso que la sociedad se está convirtiendo en un concepto mal entendido. Las mujeres alaban el reggaeton donde las colocan como zorras, objetos sexuales de cualquier tipo, se enamoran de Romeo Santos, se humedecen por Maluma pero se quejan por letras como la de Café Tacvba en Ingrata: "Por eso ahora, tendré que obsequiarte un par de balazos pa' que te duela".

Estamos alimentando a un grupo de féminas bajo el concepto de intocables, de casi machos que pueden hacer lo que quieran, incluso maltratar a los hombres pero cuando la situación es a la inversa; corren a defenderse detrás de leyes, costumbres y tradiciones chapadas a la antigua.

Deberíamos promover la igualdad verdadera, donde todos tengamos nuestra propia vida sin joder al otro, dejar a un lado el resentimiento y aprender a convivir con nuestros problemas internos. Tenemos que aceptarnos el uno al otro, cuando eso ocurra, todos seremos verdaderamente felices.