the-young-pope

Lenny Belardo (Jude Law) es un hombre que ha conseguido llegar a lo más alto del Vaticano. Consigue ascender gracias a una estrategia mediática en la que resaltó que el Vaticano necesitaba renovarse y él era una opción excelente, ya que es un hombre joven y atractivo.  
Así, Lenny Belardo adopta el nombre de Pío XIII y se convierte en el primer papa norteamericano de la historia, un hombre muy querido por toda la comunidad.

"The Young Pope", la miniserie (10 capítulos) de HBO dirigida y producida por Paolo Sorrentino es sin duda una obra de arte contemporánea, una hermosa mezcla entre la modernidad y las tradiciones del Vaticano soportada por una trama que te empuja a dar un salto de fe y descubrir a Dios.

Sorrentino, el mismo director que ganó un Oscar en 2013 a Mejor Película Extranjera con "La Grande Belleza", nos invita a descubrir junto a Lenny el lado humano, misterioso y tentador de la Iglesia que se esconde detrás los muros de la Santa Sede.

Lenny es un Papa completamente distinto a lo que hemos visto en los medios de comunicación. Difiere con Juan Pablo II, Benedicto XVI o Francisco en juventud, belleza, picardía y una visión sin igual de la religión.

Durante los 10 capitulos Pío XIII pone de cabeza al Vaticano ampliando reformas y enfrentándose a las nuevas corrientes que apoyan a los homosexuales, al aborto y el libertinaje de algunas organizaciones que amparadas en la religión dañan a los más necesitados.


Sin embargo, en los tres últimos capítulos Lenny domina sus propios conflictos personales transitando un camino de reflexión y cambio que queda marcado por una escena memorable dentro de una piscina en la residencia papal de Castel Gandolfo. A partir de allí vemos a un Lenny más sentimental, personal y humano.

Sorrentino logra cautivarnos durante toda la serie con escenas que parecen una obra de arte digna de enmarcar en el Museo Vaticano. Brillan los colores, el verdor de los jardines papales, la solemnidad y lujos de Roma y los vestuarios de la moda papal, acompañando toda esa atmósfera con un soundtrack que va desde lo tradicional hasta lo irreverente con cosas como "Sexy and I know it", ya pueden imaginar a quién se refiere.

"The Young Pope" es un llamado a la reflexión, al cambio y a la manera cómo vemos a Dios y a la Iglesia. Es un golpe directo a aquellos que dicen ser católicos practicantes y por ello se alejan de los vicios, los conflictos emocionales y todo lo solucionan con un tú a tú en el confesionario, sin enfrentar verdaderamente la naturaleza de sus problemas.

El truco y mensaje de esta serie es demostrarnos que el verdadero católico es aquel que descubre el equilibrio tras probar lo malo y lo bueno, el alcoholismo y la sobriedad, lo homosexual y lo heterosexual, la vida y la muerte, los milagros y las casualidades, las guerras y la paz, la felicidad y la tristeza, el amor y la lujuria, el matrimonio y la infidelidad. Por que al final eso es Dios, la simplicidad y el poder de lograr las cosas.