Luego de haber revisado las declaraciones del presidente Chávez, donde insultaba, amenazaba con no enviar más petróleo y profesaba una sarta de improperios en contra de la Unión Europea y sus países miembros a los cuales tildó de fascistas, tiranos y de no respetar a los seres humanos, a causa de la aprobación de la nueva ley de inmigración europea también llamada la Ley de Retorno de Inmigrantes, decidí leer más sobre el tema y tratar de establecer una opinión.

Esta nueva ley, recientemente aprobada por la UE, ha generado una ola de opiniones alrededor de toda América Latina y entre los legisladores europeos izquierdistas y “liberales”, debido a que consiste en pocas palabras, en aplicar mano dura contra los inmigrantes ilegales, a quienes se les dará un plazo de 6 meses para abandonar voluntariamente el país donde se encuentren, período después del cual, serán encarcelados de 6 hasta 18 meses máximo para la tramitación de los papeles para ser, coloquialmente hablando, “botados del país sin derecho a reclamar” y con la prohibición de entrada por los próximos 5 años.

Las opiniones han ido y venido, pero las más fuertes alegan que el Parlamento Europeo a partir de esta nueva reglamentación esta criminalizando a los inmigrantes, vejando sus derechos como seres humanos, han comparado la encarcelación con los campos de concentración de la época nazi y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó que el reglamento era una verdadera declaración de guerra en contra de los inmigrantes.

Se que las leyes existen para controlar y ponerle fin a ciertos problemas pero, llegar a los extremos de encarcelar y botar de un país a una persona sin derecho a juicio, ¿Será la solución para el problema de la inmigración ilegal hacia Europa?