Michael Schumacher en la pole position del GP de Monza - 2006

Luego de casi 3 años de retiro parcial de las pistas, el alemán Michael Schumacher, retorna al volante de un auto de la casa del “Cavallino Rampante”, la escudería donde logró obtener 5 títulos mundiales y romper casi todos los records de la máxima categoría del automovilismo.

Luego del lamentable accidente donde el piloto brasileño Felipe Massa sufrió traumatismos craneales, los representantes de la Ferrari decidieron usar “una carta bajo la manga” y convocar para el retorno a “Schumi”, quien a través de declaraciones dijo que se sentía comprometido para ayudar en lo que resta del campeonato a la escudería y los fanáticos, por lo que si los exámenes médicos dictaminan que se encuentra en buena forma, el próximo 23 de agosto volverá a hacer rugir el motor de un monoplaza.

Desde el momento en que se hizo el anuncio, muchas opiniones positivas se han tejido respecto al tema, pero principalmente las autoridades de la FIA y otros representantes del automovilismo mundial creen que la presencia de un campeón de este calibre le dará un respiro al campeonato para así dejar atrás los problemas que se han creado entre las escuderías en competencia y la FIA, por la implementación de un nuevo reglamento.

Otro interrogante que se develará en el Gran Premio de España, es como se comportarán los pilotos de la “nueva generación”, sobre todo Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton, compitiendo en contra de Schumacher, debido a que siempre tan solo la presencia de su automóvil en la pista ejercía una presión única durante toda la carrera.

Por ahora, solo creo que muchos fanáticos de la vieja Fórmula 1 están esperando para ver al “Kaiser” en un Ferrari nuevamente, y soñar con aquellos días en que Ayrton Senna, Mika Hakkinen y Schumi, hacían polvo el asfalto de los mejores circuitos del planeta…