Si tus pies fueran de caramelo,
te convertiría en una pirata,
porque me comería cada uno de tus dedos,
y tendrías que tener nuevas patas



Si tus pechos fueran de chocolate,
me convertiría en un niño obeso,
todos los días los comería,
a toneladas y millones de besos

Sería feliz deslizándome
en el tobogán de tu cintura
a la que mueves cuando bailas
con belleza y soltura



Al ser tus ojos estrellas
Yo soy un astronauta
Que viaja a ellos cada día
Para en ellos dejar huellas



Al tener tu vientre acolchado
En mi cama no necesito almohadas
Me acuesto sobre él trasnochado
Y mi mente queda aletargada