Querido Niño Jesús

Haciendo caso de las costumbres navideñas y aprovechando que ya el mes de diciembre llegó, aprovecho de escribirte esta carta.

El año pasado se me olvidó comunicarme contigo por esta vía, pero igual recibí regalos de parte de gente especial, por lo que te agradezco enormemente la atención prestada.

Para el 2011 te pido primeramente que me des fortaleza para afrontar todos los cambios que se vienen, lléname de sabiduría para aprovechar cada día y paciencia para aceptar todo lo que ocurra.

No te olvides de aquellas personas que son muy importantes en mi vida, permite que también puedan afrontar todos los obstáculos que se pongan en su camino, no olvidando que aquí en mi persona tienen un apoyo para todo lo que quiera lograr.

Por otra parte, ayúdame a continuar trabajando diariamente para ganar el pan de cada día, progresar y poder madurar todos los planes que tengo en mente. Sé que por cuestiones de la situación del país, esta petición se te haga difícil de cumplirla pero cualquier esfuerzo de tu parte será valorado.

En cuanto a lo material, no te preocupes, si me ayudas con las dos peticiones anteriores, yo podré avanzar en este aspecto.

Por último, no te olvides de la salud, el cariño y la unión familiar, eso siempre hace falta.

Estamos en contacto, y nos leeremos el año que viene nuevamente...