Blog Benetton
Este miércoles la firma italiana Benetton le presentó al mundo una campaña publicitaria audaz, irreverente y, a mi parecer, totalmente original para desbaratar las fronteras del tabú, los pensamientos retrogrados y la visión de aquellas personas que piensan que el respeto es una línea que jamás se debe cruzar. 

En el marco del Día de la Tolerancia las vallas del mundo se llenaron de "Unhate", una serie de imágenes de líderes mundiales manipuladas digitalmente aparentando que se están dando un tierno beso en la boca para ofrecerse su cariño y dejar un lado el odio. 

Como era de esperarse las voces más puritanas del planeta se levantaron en contra de la campaña publicitaria. Los alegatos iban desde el insulto directo contra Dios por usar al Papa en un ardid comercial, pasando por el tema social al usar a dos líderes de dos naciones (Palestina e Israel) enfrentadas hace años  hasta, como es típico ya, el tan mentado dilema sobre la homosexualidad y las muestras de cariño entre dos personas del mismo sexo.

Primeramente debo decir que no entiendo por qué tanto revuelo con una campaña que muestra algo tan simple como un beso. En países europeos dos hombres se dan besos como muestra de simpatía, cuando era pequeño mi padre me daba un beso para despedirse, y así imagino que muchos otros también han recibido un "pico" de sus progenitores. Sin embargo, las personas más rectas señalaban por Twitter que un simple abrazo habría servido para dar a entender el cariño entre las personalidades, y allí discrepo totalmente, porque este gesto es uno de los más usados por la diplomacia mundial, una de las cosas más hipócritas que existe, sino que lo digan Barack Obama y Nicolás Sarkozy cuando se abrazaban con el fallecido líder libio Muammar Al Gadaffi. 


Por otro lado está el tema religioso, aunque no quiero caer en esa falsa creencia de muchos que piensan que al insultar al Papa se está afectando directamente a una religión. Así que mejor aclararé, no entiendo cuál es el revuelo por la foto del beso entre el imán sunita Al-Azhar y Joseph Ratzinger (Benedicto XVI), ambos al final son dos meros individuos con un título religioso. Ratzinger es, desde mi punto de vista, el director general del partido político más grande y antiguo de la historia, ese que es llamado la Iglesia Católica.

No hay razones para decir lo que muchos llegaron a comentar de manera acalorada cuando vieron la foto: "Es un insulto contra Dios", a ellos hay que enfatizarle: una cosa es Dios y otra cosa es Ratzinger o los sacerdotes, quienes tal vez, no se habrían sentido tan insultados si la foto hubiera sido del Papa besando a un niño de ocho años, no sé, son meras conjeturas de mi parte. 

En fin, esta campaña publicitaria no busca exaltar los derechos de los gay, tampoco busca emprender una guerra contra la Iglesia Católica y sus representantes, mucho menos desatar un conflicto entre dos naciones vecinas, solamente trata de mostrar a través de una foto modificada la verdadera esencia de una buena relación: las señales verdaderas de simpatía, en este caso, un beso o "pico".

Lamentablemente, esa verdadera esencia entre una relación no se alcanzará en el mundo mientras muchos sigan pensando en cosas tan superficiales como con las que criticaron a Benetton. Simplemente hay que ir más allá de todo y ver la realidad de lo que quisieron mostrarnos los creativos, solo así algún día podrán existir relaciones diplomáticas más llevaderas para hacer una sociedad mejor. 

Acá el link con todo lo referente a la campaña: Fondos de pantalla, widgets y más 

Si quieres hacer tu foto Unhate