¿Recuerdas cuándo mirábamos aquellos maravillosos atardeceres? y alguna especie de atracción hacia cruzar nuestras miradas. Luego, una cosa llevó a la otra, y nos encontramos sumergidos intercambiando palabras sobre algo que estaba sucediendo y que definitivamente queríamos que pasara a algo más “especial”. Después, de un tiempo de estar intentándolo, decidiste dejar todo hasta allí porque a pesar del sentimiento, considerabas que lo que deseábamos era irrealizable, y allí me di cuenta que aquel deseo que le había pedido a las estrellas en una noche brillante, me había traicionado.
En algunas oportunidades, quisiera encontrar las palabras para expresar las cosas, y no salir huyendo como usualmente lo hago ante las situaciones cuando se me complican un poco, y sé que ese juego en el que ando en estos momentos, provocara que te vea feliz al lado de otro y que probablemente se enamore de ti.
Creo que por un momento de debilidad, me castigaste sin pensarlo; pero siempre te he querido y si me dieras otra oportunidad te ganaría para mí.
Así que encontremos las palabras que lleve esto a ser…..


"Basado en la canción Tallulah de Sonata Arctica"