Hace casi cuatro años comencé a escribir empujado por una razón muy particular, quería saber ¿Qué piensan las mujeres?. A partir de allí me he dado cuenta, como me dijo una buena amiga virtual hace poco, que en mis letras derrocho pasión sin importar publicar a vox populi mis sentimientos.

En todo ese tiempo han pasado muchas cosas, las musas han cambiado y sobre todo he aprendido a interpretar lo que dictan mis sentidos. Como he mencionado anteriormente, una chica fue mi inspiración para comenzar a escribir.

Actualmente, aún sigue siendo una mujer la que me impulsa a crear e imaginar. Pero esta musa es diferente, creo que única, no solo porque ella es la que llena mi diario virtual sino porque así lo siento.

En mis posts la he alabado de todas las maneras posibles, a través de poemas donde destaco su color chocolate, su cuerpo, pero sobre todo lo que ella representa para mi.

Sin pensarlo dos veces, eres mi vitalidad. Te has convertido en algo importante, necesariamente indispensable, como el sol para la tierra, el agua para los peces, las raíces para las plantas y Dios para muchas personas de este mundo. Sin lugar a dudas, inolvidable.